“Diario de una Buena Vecina” de Doris Lessing

Como final de curso, incluimos un pequeño comentario sobre la última novela que hemos leído en el grupo de lectura  (o tertulia como querais decir).
El título es “LA BUENA VECINA” y la autora, DORIS LESSING, es conocida no sólo por sus premios sino por ser una escritora pionera en su tiempo, capaz de escribir sobre temas diferentes que sorprendían, y chocaban con la actualidad del momento. Por ejemplo la vejez, la dependencia, la familia no convencional, la mujer frustrada, la anodina vida de la madre con niños pequeños……

Portada Diario de una buena vecina

La historia nos cuenta, a través del diario de Jana Somers, la amistad entre varias mujeres, centrándose en Jana y en Maudie Fowler. Jana es una buena profesional que trabaja en una revista de modas, vive sola es viuda y ha vivido la muerte de su marido y de su madre de un modo vacío y sin reflexión. Maudie Fowler es una anciana de 90 años, vive sola en una casa casi en ruina y ha tenido una vida de trabajo, maltrato, hambre, olvivo y soledad.

En la novela se nos muestra la amistad entre mujeres y su actitud en el cuidado de los otros. Hay crítica a los modelos
impuestos al género femenino, al machismo, a las relaciones familiares y matrimoniales.
La vejez está tratada de una manera cruda, real, pero sin morbo, sin lástima, sin sensiblería, la vejez duele.
Nos habla de como los ancianos estaban y están tratados en nuestra sociedad, no queremos ver esa decrepitud, ese deterioro físico y a veces mental. Y nos muestra la crueldad de morir solos en una camilla de hospital o residencia.
Es imposible no relacionar esta historia con seres queridos, todo es real.
La autora nos cuenta de un modo sencillo los detalles justos para entrar en la vida de estas mujeres que sufren, a veces antes de tiempo, la soledad de la vejez y el abandono.
doris-lessing1
Hay unas palabras de Jana en su diario que dice (más o menos) : “Todo cuanto sé es que ahora veo todo de una manera distinta de como lo veía mientras lo estaba viviendo”.
Creo que Jana se da cuenta de su inmadurez emocional, incapaz de hablar de cosas reales con su marido, que reaccionó asustada ante la enfermedad y muerte de éste y de su madre, y la vemos madurar y responder con serenidad a las exigencias y mal carácter de una “vieja”, Maudie, con la que no la unía ningún lazo familiar ni de afecto, aunque no resulte fácil de entender.
Y Maudie cuenta a Jana, en una de sus esperadas visitas: “Lo importante es aprender. Es lo que hace la diferencia entre una persona y nada. Eso y una casa propia para vivir”.Hay un compromiso personal con lo que nos rodea ¿podemos cerrar ojos y oidos ante una mirada, una voz asustada o suplicante?
La vejez no es siempre dulce, tierna, bondadosa, sabia. La vida no es siempre como nos gustaría, sino como es y respondemos ante las situaciones que nos rodean, y a veces nos superan, como podemos. Sólo la hace llevadera la curiosidad, el deseo de conocer cosas nuevas (como dice Maudie) y algún que otro placer confesable o inconfesable.
Se me olvidaba, viene bien intentar ponerse en el lugar del otro.
FacebookTwitterGoogle+EmailCompartir